martes, septiembre 09, 2014

Un nuevo cambio de tendencia




Hace tres años, cuando se anunció con bombos y platillos el Plan Estratégico Agroalimentario, escribí que la meta de 160 millones de toneladas necesitaba que la producción saliera del incipiente estancamiento que se veía desde 2008. El crecimiento a altas tasas que habíamos visto durante 18 años, se había ralentizado significativamente.
Hoy podemos confirmar ese cambio de tendencia, y adivinar que un nuevo cambio esta sobreviniendo con la baja del precio de los commodities, es muy probable que el nivel de producción comience a descender.
Un signo: un relevamiento de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires detectó que entre los ciclos 2010/2011 y 2012/2013 la aplicación de tecnología de nivel alto en el país descendió desde un 47% sobre la superficie total sembrada entre soja, maíz, trigo, girasol, sorgo y cebada a un 37%.
Eso fue solo en 3 años, y con mejores precios que ahora. Con la baja actual de cotizaciones esta tendencia no puede sino acentuarse. Ya se nota en el hecho de que el fertilizante perdido por las excesivas lluvias no va a ser respuesto en los cultivos de trigo y cebada del sur de la provincia. O los numerosos lotes que estan aún sin empezar el barbecho, lo que redundará en menores rindes.
Ya estan alertando el efecto de los menores precios y los mayores costos en la menor siembra de maíz que se preve para esta campaña. Un achicamiento del 25% en el área de siembra es lo más probable. Y el maíz es clave en la sustentabilidad del sistema de producción.
Reemplazará la soja esta área perdida? Mi pálpito es que los lotes de maíz serán sembrados con soja, pero que eso no va a compensar los lotes con suelos marginales, o las zonas marginales por flete, que van a pasar de largo sin cultivo alguno.
Apostaría a una disminución del área total sembrada. Tal vez un 5 a 8% este año, pero es un cambio de tendencia.
Después de un crecimiento a tasas chinas entre 1990 y 2008 y un quasi estancamiento desde entonces, la producción va a tender a disminuir, con los altibajos que ocasione el clima de cada año.
La producción agropecuaria  se caracteriza por tener inercia y una reacción lenta a los estímulos, pero al final reacciona. Con los estímulos a crecer, lleva 2 o 3 años cambiar la tendencia. Con estímulos para bajar la producción, eso no ocurre inmediatamente, pero sucede.
Es un problema sobre el que deben reflexionar los candidatos a gobernar el país. Los que se piensan como presidentes o ministros de economía deberán pensar cómo se empieza a revertir la tendencia actual, no cuando asuman, sinó ya en 2015. Las divisas les van a faltar a uno de ellos, al que gane.

En resumen, de las políticas de los próximos 3 años depende que la producción llegue (un poco después de 2020) a la meta de 160 millones de toneladas, o si baja y se estabiliza en un número entre 80 y 90. La diferencia es de 20-30.000 millones de dólares anuales.

lunes, agosto 25, 2014

Otra vez la carne

Si alguna política gubernamental ha sido un fracaso de punta a punta ha sido la política ganadera.(podemos agregarle la energética y varias otras, pero no es a lo que nos vamos a referir hoy).
La ganadería había tenido un crecimiento lento en los 90, y después del cimbronazo de la aftosa en 2000, reanudó ese crecimiento de manera más firme. Era un crecimiento basado en la exportación y el consumo que duró hasta 2006. Era un crecimiento basado en la tecnología y la inversión, porque implicaba crecer mientras el área ganadera se achicaba.
En 2006 empezó la intervención oficial, límites al peso inferior de faena justo en el momento de menor oferta, que generó un aumento de precios y terminó en una suspensión de exportaciones que duró 3 meses. Se cortó de cuajo el crecimiento de la ganadería, y al poco tiempo, en 2007, empezó la liquidación.
La liquidación se llevó 12 millones de cabezas, el 20% del rodeo argentino, entre 2007 y 2010.
Las consecuencias, además de la carestía en 2010 y 2011, costó el cierre  de más de 200 frigoríficos, con 18.000 empleados en la calle. El motivo es que se faena menos, y casi desaparecieron  las exportaciones, que eran las daban más trabajo por el corte y empaquetado de la carne de exportación. Para ver datos duros, recomiendo los informes de CICCRA. Y para ver la historia de este holocausto bovino, referirse a la serie "La carne es débil" en este blog. (Los links están a la derecha)
Ha habido una tenue recuperación, el 16% de lo perdido, entre 2011 y mediados de 2013. Pero esa recuperación ya se frenó. Se interrumpió la retención de vientres.
En este contexto, solo se exporta el 6% de la producción, pero como casi la mitad de lo exportado son vísceras, la incidencia de la exportación en la carne fresca es poco más del 3%.
Fig 1 Exportaciones de carne vacuna (Fuente: CARBAP)

El incremento de precios que hemos visto (casi un 100% en un año, pero un 25% en el último mes), se debe a que una producción tan ajustada a la demanda interna esta siempre al borde de la escasez, y eso se traduce en periódicos aumentos. El último por el atraso en los engordes ocasionado por las excepcionales lluvias entre Abril y Julio.
Es obvio que cerrar las exportaciones no va a tener influencia en el abastecimiento, un fin de semana con sol y asados puede neutralizar todo el cierre de exportaciones. Hoy los precios internos son iguales a los precios FOB, a pesar del 15% de retenciones, y de que éste ha sido un período en el que por primera vez desde los 20, ha habido un ciclo sin problemas de mercados externos para la carne .
Pero el cierre da el mismo mensaje de siempre: Hasta que cambie el gobierno es riesgoso invertir en ganadería.
De haber seguido con la misma tendencia que hasta 2006, hoy estaríamos exportando por lo menos 5000 millones de dólares más que lo que exportamos actualmente, con el consumo bien abastecido.
Una lástima para un gobierno tan necesitado de divisas.
Recuperar la década perdida va a llevar al menos 6 años después del cambio de "modelo". Si efectivamente cambia.

domingo, junio 08, 2014

La mala leche de Mastellone

La Serenísima se convirtió en los 80 en quasi monopolio del abastecimiento de lácteos (sobre todo leche fluída) en la zona metropolitana. Las herramientas fueron de libro del capitalismo depredador: Con crédito bancario Mastellone se dedicó a comprar las fábricas de sus competidores y absorberlas o cerrarlas. Y para ponerle un moño al asunto en 1989 entró en concurso de acreedores, con lo que las deudas producto de su proyecto monapólico quedaron licuadas, a costa de los bancos oficiales y los tamberos. Hay que reconocerle que luego fue el artífice de elevar la calidad de la leche argentina, obligando a los productores a hacer inversiones en sanidad, cadena de frío, etc.
Ahora estan repitiendo lo mismo que hicieron en 2008. Cuando el mercado internacional (Mastellone esta más dedicado al interno) mejora, no puede someter los tamberos a su arbitrio porque le surge competencia  (exportación de leche en polvo, quesos). Entonces presiona a las autoridades para que limiten esas exportaciones.
En momentos en que la actividad lechera esta en dificultades por el aumento de costos, logra que por medio de limitaciones a la exportación se imponga un precio máximo de 3,00 $ por litro. Generando bronca incluso en reparticiones oficiales como el Ministerio de Agricultura que venía tratando de lograr una recomposición del precio.
Al final el Secretario Costa cayó, como su antecesor Moreno, en las tramoyas de don Pascual.
Para terminar, hago una reflexión que ya es repetitiva(en trigo y carne corren los mismos principios). La mejor manera de que nunca haya riesgo de faltante de leche es que haya una producción que exceda largamente el consumo interno, y para eso tiene que haber una vigorosa exportación de los excedentes, que dejan de ser excedentes para transformarse en parte básica de la economía del sector. No hay en el mundo consumidores mejor abastecidos y a mejor precio que los de los países exportadores, salvo que haya monopolios locales abusivos en la industria y el comercio del bien, la producción primaria siempre esta atomizada.

lunes, mayo 26, 2014

Las fantasías de ARBA

Muy interesante la nota de ayer en Tiempo Argentino, titulada "Arba detectó evasión fiscal en más de 20.00 campos bonaerenses".
Es una vieja tradición de ARBA "ayudar" al gobierno nacional en las campañas políticas, en este caso contra su gran enemigo que es el sector rural.
Ya se lo vimos hacer a Montoya en 2008 (no hay que olvidarse)(*)
En qué consiste este bolazo?
Budassi, el titular de ARBA, proclama que puede saber mediante satélites "con exactitud la "fecha de siembra, cosecha, rinde y tipo de cereal producido".
Expliquemos un poco esta afirmación. Las fechas de siembra y cosecha se pueden saber con series temporales de imágenes. No hay más exactitud que esa, con una imágen por semana,  será una estimación de +-7 días, si es una imagen por día se puede sacar una estimación mejor.
El tipo de cereal se determina bastante bien, aunque en mis charlas con gente de INTA hay algunos que se prestan a confusiones por su parecido (por ejemplo trigo y cebada)., o aún casos más gruesos.
Obviamente el tamaño de los lotes es un dato que se puede obtener con exactitud.
En cuanto al rinde por hectárea, que es el dato necesario para estimar la producción, no hay todavía a nivel mundial tecnología para decirlo con exactitud (me refiero a exactitud legal). Los sensores miden colorimetría, temperatura del cultivo que puede determinar stress, etc; y llegar a estimaciones bastante buenas, sobre todo a nivel regional, si se cuenta con varios años de datos y un plan de corroboración a campo.
Por ejemplo a lo largo de 4 o 5 años contrastar en cientos de casos por campaña, en diferentes zonas, los datos satelitales con el rendimiento real medido en la unidad estimada. Tratando de que haya diferentes variedades, fechas de siembra, densidades de siembra y circunstancias durante el cultivo como para establecer un ajuste aproximado en un amplio número de situaciones. Y, que yo sepa, ese trabajo aún no ha sido realizado.
Aún así, siempre va a ser una estimación, que puede servir para detectar mentiras medio groseras.
Así que esa historia de que detectaron 20.000 productores en infracción es una chantada.
Agreguemos otra cosa. El impuesto a los ingresos brutos y a los sellos es siempre retenido por el comprador. De tal manera que la única manera de que el impuesto no se cobre es que el producto se venda en negro para el mercado interno (no es significativo, y casi no existe en soja), o que se entregue en un puerto de Santa Fe y se declare en la Carta de Porte que proviene de esa provincia y no de Bs As. Eso se puede obviar con controles en la frontera entre las dos provincias.
Pero no hay que olvidarse de ninguno de estos personajes que se prenden a las campañas de difamación.

*En 2008, Montoya hizo un escándalo sobre no se cuantos cientos de miles de toneladas de "silos no declarados". Trataba de hacer creer al público que lo no declarado era el grano de esos silos. La realidad es que no se declaran esos granos a ARBA, solo los silos de chapa o material (igual que galpones, casas, alambrados o piletas) como mejoras al campo para establecer el impuesto inmobiliario. O sea que quería pasar un monto insignificante por una evasión impresionante.


martes, mayo 13, 2014

Semillas de ira

La planta de semillas de Monsanto en Cordoba.
Monsanto comenzó a construir una planta de acondicionamiento de semilla híbrida de maíz en Cordoba.
Antes de continuar, voy a contar que procesos se realizan en esas plantas. El objetivo final es embolsar semilla en condiciones de máximo vigor.
La producción llega del campo como espigas de maíz, generalmente húmedas, así que el primer paso es secar las espigas con aire templado-cálido.(si hay una zaranda pre secado, ahí sale el primer residuo)
Luego las espigas van a mesas de selección, donde manualmente se separan las espigas dañadas o con hongos (segundo residuo).
A la salida de esas mesas, las espigas son trilladas, o sea que se separan los granos de las chalas y los marlos(tercer residuo), y se almacenan.
Finalmente las semillas se clasifican por tamaño, se tratan con insecticida y fungicida para proteger la planta de maíz en sus estadíos iniciales, y se embolsa. Eso es todo. Calculo que habrá otro residuo proveniente de la limpieza de este sector, que tenga algún resto de los productos empleados.
Como se puede ver, es un proceso bastante simple y no tiene porqué no ser inocuo, con una mínimas medidas de seguridad.
Plantas de este tipo se empezaron a hacer hacia 1989 en Buenos Aires y Santa Fe. Ya debe haber más de una docena, alguna cerca de cumplir el cuarto de siglo. Hay en Salto, Rojas, Colón, Pergamino,Venado Tuerto, etc.
Porqué entonces tanta bulla, como se puede comprobar buscando "Monsanto" en el buscador de La Voz de Cordoba?
Primero porque es Monsanto. O sea el blanco preferido de los movimientos ambientalistas de todo el planeta. Si la planta hubiese sido de otra compañía, probablemente nadie se habría agitado.
Segundo porque esta casi en los suburbios de una ciudad importante como Cordoba. Donde ya existía un importante movimiento activista, con facilidad de trasnporte hacia y desde Malvinas, donde se construye la planta.
Y, lo más importante, por una mezcla de incompetencia y soberbia con la que se manejó Monsanto desde el principio.
Por eso la contrucción esta detenida.
Monsanto tuvo desde antes de comenzar la bendición de la presidenta y del gobernador. Tal vez eso los hizo bajar la guardia.
La ley ambiental pide presentar los estudios de impacto antes de comenzar la obra. Monsanto consiguió autorización para empezar la construcción sin esos estudios, y que se postergara la presentación y aprobación recién antes de habilitar el funcionamiento real de la planta. Era aparentemente legal (ahora se revocó) pero era políticamente imprudente. Terminó siendo un gol en contra.
Con la construcción parada a fines de año pasado, presentaron un estudio de apuro. Lo bocharon por incompleto, aunque parezca mentira.
Vimos al principio lo simple y casi "inocente" del proceso industrial.  Aunque parezca mentira, dicen que el estudio no aclaraba bien que se iba a hacer con los residuos, y cómo se iba a solucionar el tema del tránsito en época de recepción de mercadería (casi siempre en Febrero).
O sea que, simplificando mucho, faltaba un contrato de recepción de los residuos sólidos por parte de un feed-lot, de los lavados por algún centro de disposición de químicos, y el plano de una dársena con semáforo. No muy complicado, pero no estaba.
Para decapitar a medio directorio.
Ahora la situación se complicó en serio. Aún cuando Monsanto presente ahora un estudio de impacto ambiental como la gente, no puede asegurarse que  la planta se pueda terminar de construir.
Con el tiempo transcurrido, muchos deben haber sido convencidos que la planta de semillas iba a transformar a Malvinas en Chernobyl antes de que empezara a funcionar. Obviamente los poderes políticos dan un paso atrás ante esta situación. Saben que los vecinos no tienen razón pero se quedan sin argumentos.
No se debe descartar que tengan que recomenzar la construcción de la planta en algún lugar de Santa Fe o Buenos Aires. Culpas compartidas.

domingo, abril 20, 2014

La mafia de los camiones

Todos los productores lo saben desde hace años.
 Hay una tendencia por parte de los dueños de camiones cerealeros de tratar de imponer una tarifa única, y de impedir la libre contratación de fletes. Es más notorio en el centro y sud de la provincia de Buenos Aires, pero sucede en otro lugares.
Recalco que son los empresarios dueños de los camiones. Los choferes no son parte en esta disputa, y muchas veces las firmas grandes con varios empleados afiliados al sindicato de camioneros son boicoteadas e impedidas de trabajar por los mafiosos. 
ATCOA, ATCADE, y otras son agrupaciones que dicen representar a los empresarios camioneros para defender el falso "derecho" a cobrar por los fletes una tarifa única, fijada en negociaciones tipo"paritarias".
Para defender esas tarifas, recurren a diversos mecanismos anticompetitivos, el más común es dividir el país en zonas, e impedir que los camiones de una zona, carguen en otra. Otro es prohibir el "viaje redondo", o sea que el que lleva trigo, soja o lo que sea a destino, esta impedido de volver  a origen cargado con subproductos, fertilizantes, debe volver vacío porque esas mercaderías solo dejan transportarlas por los camiones del lugar donde se encuentra el puerto o fábrica. 
En el colmo de la arbitrariedad, han llegado a exigir (y conseguir) que en los lugares donde hay fletes por ferrocarril, éste cargue solo una "cuota" del cereal disponible, fijada arbitrariamente por la mafia, así ellos pueden transportar el resto, aunque los trenes viajen con los vagones vacíos.  En este link hay una referencia al tema, y es muy interesante el comentario de un camionero raso al pie del mismo.
Recuerdo a los lectores de que trata la ley 22.262 de defensa de la Competencia:
3.         Prácticas prohibidas bajo la Ley de Defensa de la Competencia
La Ley de Defensa de la Competencia prohíbe todo acto que limite, restrinja, falsee o distorsione la competencia, siempre que pueda resultar un perjuicio para el interés económico general.
La Ley de Defensa de la Competencia enumera una serie de conductas que son consideradas como prácticas restrictivas, si el requisito de daño al interés económico general se configura. Esta lista, que no es taxativa, incluye: (i) fijación de precios; (ii) repartir en forma horizontal zonas, mercados, clientes y fuentes de aprovisionamiento; (iii) concertar o coordinar posturas en las licitaciones o concursos; (iv) impedir, dificultar u obstaculizar a terceras personas la entrada o permanencia en un mercado o excluirlas de éste; (v) prácticas atadas; y (vi) precios predatorios.
4.         Persecución de carteles
Bajo la interpretación del Tribunal, la existencia de carteles es definida como la presencia de competidores de un mismo mercado relevante que acuerdan la fijación de precios o los volúmenes de producción, o acuerdan la distribución de mercados, con el único propósito de restringir la competencia.

O sea que la actividad de estas cámaras es un delito en si mismo. Lo mismo la de funcionarios que se prestan a "mediar" entre productores, acopiadores, camioneros, etc, para establecer una Tarifa indicativa que pretenden convertir en obligatoria.
Pero no acaba ahí la situación. Hay que destacar los métodos que se usan para restringir la competencia. La coerción que usan también es ilegal. Los camiones "forasteros" son objeto de atentados, roturas, robos de mercadería, y golpizas o amenazas con armas de fuego a los choferes o dueños. Los productores que se atreven a contratarlos sufren diversas coacciones, incluyendo la rotura de los silo-bolsas con pérdida de mercadería. Pretenden que los recibidores o compradores de los granos actúen como fiscalizadores de la "tarifa" que pretenden ilegalmente que sea obligatoria, y si no les aplican bloqueos.
Cómo se forman estos grupos?
Empiezan por un tipo (camionero o no) que se hace, a fuerza de prepotencia, capanga de una localidad determinada.  A cambio de organizar que "todos cobren la bendita tarifa", obtiene mediante la coacción que todos los camioneros le paguen una "oblea", que determina la pertenencia a la filial local (hoy en mi zona es de $3000 por año). Doscientos camiones son 600.000 $, el ingreso base. Además obtienen diferentes pagos por el uso de instalaciones públicas (o privadas pero de otro) como playas de estacionamiento, etc.
Cuando estan cortos de dinero, bloquean una instalación portuaria, una fábrica, un acopio, etc para extorsionarlo y solicitar dinero para levantar "la medida de fuerza" (de 10.000 a 500.000 pesos).  Sucedió en Quequén durante 2012 y 2013, hasta que los perjudicados se pusieron firmes, dejaron de pagar, e hicieron las denuncias penales correspondientes.Los extorsionadores se corrieron entonces a Tres Arroyos, Juarez, Puan, etc.
Cómo solucionar este tema?
Hay una sola manera, y es con decisión política. Con designar a un fiscal ad hoc, con medios suficientes, destinado a reunir pruebas para procesar a los mafiosos, en pocos meses el tema estaría terminado para siempre. Pero lejos de eso, el gobierno provincial tolera los daños y las extorsiones, que han llegado a costar vidas humanas.


martes, abril 15, 2014

Es el trigo, Axel

Todos sabemos que el gobierno necesita un venta más rápida de la cosecha, básicamente de la soja.
La razón es que el segundo trimestre es el único superavitario en divisas,. y que el tercero y cuarto (y el primero) son una tortura esperando como la soja se va exportando despacito a medida que el productor la va vendiendo, acorde a sus necesidades de caja.
Una solución parcial esta al alcance de la mano. Que el trigo recupere el terreno perdido por las políticas de los últimos 7 años. O un poco más. Lograr 3 millones más de ha de trigo, o de cultivos de invierno  en general.
Sabemos que en la mayor parte del área sojera, sobre todo en la centro y sur, se puede cultivar trigo y soja en el mismo año y el mismo pedazo de tierra. Hay una merma de la producción de soja por la siembra más tardía, pero en general mucho menor que el ingreso extra del trigo.
Una hipótesis factible es que esas tres millones de ha nos darían 9 millones de tn de trigo, a cambio de 2,5 millones de tn de soja. El saldo positivo sería de 1500 millones de dólares. Entre Diciembre de 2014 y Marzo de 2015.
Hay otro efecto. El trigo es un cultivo caro. Los productores deberían invertir tipo 800 millones de dólares, mas de 2/3 de ellos de industria nacional, entre Junio y Octubre de 2014. Y eso solo puede salir de una venta más acelerada de la soja. Debería vender 2,5 millones de tn extra, que es un ingreso de divisas de mil trescientos millones de dólares.
Cuál sería el costo para el mercado interno de liberar el comercio de trigo y sacarle las retenciones?
El trigo subiría 50 centavos de peso por kg. Y eso es lo que debería subir el pan. Ni un centavo más.
Más ingresos de divisas ahora, y más ingresos a fin de año. Solo por deshacerse de algunos dogmas estúpidos.

lunes, marzo 03, 2014

El debate Hector Huergo-Enrique Martinez

Fue en la Biblioteca Nacional, y demuestra que es posible debatir ideas cuando se consigue gente seria y no energúmenos para hacerlo.
El debate esta completo en YouTube
El tema fue el cambio tecnológico agrario y sus consecuencias (o algo así).
Hector Huergo es el jefe desde hace décadas del Suplemento Rural de Clarin, pero en 1973-74 había trabajado en el Ministerio de Agricultura con H. Giberti, y en los 90 fue durante algo menos de dos años presidente del INTA. En el debate aparece defendiendo enérgicamente el paradigma productivista.
Enrique Martinez es ingeniero industrial, fue presidente del INTI, pero tiene un pensamiento propio sobre el tema, asociado a los reparos y contras que el avance tecnológico suscita. Es productivista en industria, pero con un aire luddita respecto al agro.
Escribo esto después de ver las exposiciones, de media hora cada una. Me falta el debate.
Pero algunas cosas que dijo el Ing Martinez me generan la necesidad de refutarlas de inmediato (a lo mejor lo hizo Huergo en el debate posterior).

Lo primero es sobre historia. No es verdad que la actividad agrícola solo es un negocio cuando comenzó, en el siglo 19, la comercialización internacional a gran escala. La agricultura fue siempre un negocio, por más que se relacionara con la alimentación básica, desde que los agricultores generaron un excedente que no necesitaban ( o no les dejaban) quedarse para su propia subsistencia. De hecho la agricultura fue el primer negocio del mundo, allá por el neolítico. La propia creación de las ciudades fue consecuencia de ese excedente, y las primeras relaciones de poder tuvieron que ver con como se manejaba (y quien se apropiaba) de ese negocio, que por supuesto no eran los agricultores. El comercio agrícola entre ciudades fue también uno de los primeros negocios comerciales de la humanidad, y el comercio internacional de alimentos fue una realidad en el Mediterráneo desde el primer milenio AC.

Lo segundo arranca de un hecho verdadero, mal interpretado porque Martinez no es agrónomo, y los colegas que constituyen su entorno no saben nada.
Son reales las pruebas que dicen que en suelos del sur de Santa Fe se puede perder en 12 años de monocultivo sojero el 25% de su materia orgánica, aún en siembra directa (con siembra convencional sería aún peor).Esta mal la conclusión de que eso solo se puede superar con rotaciones ganaderas, porque "así se hace en Europa y EEUU".
Primero que en Europa y EEUU las rotaciones agrícolas ganaderas se abandonaron en la posguerra. Las tierras agrícolas se vienen sembrando en forma continua desde hace décadas (a veces siglos) y la ganadería pastoril esta relegada a las tierras que no se pueden sembrar.
También es errado que esa es la única posibilidad sustentable de explotar la tierra. Las rotaciones con gramíneas, bien hechas, son perfectamente sustentables, sobre todo en siembra directa. En el caso concreto del sur de Santa Fe es la rotación con maíz la solución. Lamentablemente el maíz influye, indirectamente, en la "mesa de los argentinos" y por lo tanto su producción esta castigada.

Para terminar, hace mal Martinez en adjudicar a la soja los problemas que ha tenido la ganadería argentina desde el pico productivo de 2006 y 2007. Han sido las políticas oficiales las que han causado esos males.
Por ejemplo la disminución del peso de faena. Es intuitivo afirmar que si se matan animales de mayor tamaño y peso, se es más eficiente porque se produce más carne con la misma cantidad de vacas madres. Pero desde hace 20 años que el gusto de los consumidores argentinos de mayor poder adquisitivo ( y por contagio, el resto) se ha focalizado progresivamente en animales chicos(280-380 kg), de carne más tierna. Por el contrario los mercados exportadores siempre han demandado los mejores cortes de animales grandes (480-500 kg). Desde 2006(y hoy en día también) que el método preferido para hacer bajar la carne en el mercado interno es restringir exportaciones, a veces cerrarlas del todo durante períodos prolongados. Es obvio que la consecuencia lógica de eso es que se produzcan menos novillos pesados, que tienen más valor para exportación, pero mucho menor para el mercado interno, que los castiga con el precio. Eso baja el peso promedio de faena.Son estas tres perlitas de la exposición de Enrique Martinez las que quise refutar, sin esperar ver el debate propiamente dicho, que promete ser muy interesante.


lunes, febrero 24, 2014

Sobre Juntas, estatizaciones y el reino de la fantasía: Conclusiones

Estas semanas vimos como el tema de un organismo que controle la comercialización de granos sigue presente en la agenda de los economistas partidarios del gobierno. Así que no sería extraño un anuncio al respecto de la presidenta en la apertura de las sesiones ordinarias, el Sábado que viene.
Pero eso quiere decir muchas cosas, cada cual, incluso en la misma nota, proyecta deseos diferentes cuando habla del tema. Para mí no es un tema para generar alarma, por las razones que expondré a continuación:
1)Como dije en el primer artículo sobre el tema, el estado nunca resignó las facultades de control que tenía la JNG, sinó que estas quedaron desparramadas en diferentes organismos. Sería absolutamente irrelevante que se las volvier a concentrar en un solo ente. Todos sabemos que el Ministerio de Agricultura esta pintado, y que las facultades importantes, tal vez excluyendo las técnicas, quedarán bajo lña órbita del Ministro de Economía y el Secretario de Comercio. No existe política agropecuaria alguna, salvo tratar de sacarles plata a los productores y controlar los precios internos, así que juntas o separadas, las facultades no van a cambiar la realidad. Pueden prohibir una exportación, no se me ocurre una facultad más perjudicial que puedan adoptar, pero no es nada que no hayan hecho antes.
Por supuesto pueden anunciar "el control de comercio extereor" con bombos y platillos, pero sería lo mismo que ahora, ya lo controlan.
2)Un camino intermedio sería tratar de hacer algunas operaciones comerciales, pero no tienen capacidad de hacer mucho. Más preocupante sería el proyecto de Uribarri, que implicaría un "abrazo de oso" sobre las cooperativas, que el gobierno hace rato que quiere controlar. Pero el tema es simple, si las cooperativas empatan o mejoran los precios de mercado, pueden operar; si el gobierno quiere que intervengan a la baja, quedarán vaciadas por sus socios.
3) Y como dije en el último artículo sobre el tema, es una fantasía pensar en que puedan monopolizar comercio alguno, como para"despegar el precio interno del internacional" o (paradójicamente) enfrentar la concentración en el mercado exportador (que no es tal). No hay condiciones económicas ni políticas para eso.
4)Cuestión aparte es el tema que realmente enfurece al gobierno, que es la posibilidad de los productores de regular el ritmo de venta de sus granos. No hubo ahí voluntad de jorobar al gobierno, pero si indiferencia a sus necesidades. Todos sabemos que el gobierno hace lo posible para perjudicar a los productores (aún perjudicándose a si mismo), así que no debería llamar la atención que los productores, si no tienen perjuicio, o mucho más si tienen beneficio, no tengan problemas en no hacer caso de las necesidades del Banco Central. No hay norma alguna, ni se puede crear acorde a nuestra Constitución, que pueda obligar a los productores a vender mercadería exportable en un período determinado. Ni posibilidades prácticas de implementarlo sin crear otro 2008. Decenas de miles de productores con la mercadería en sus campos están "empoderados" como para resistir arbitrariedades.
O sea, que haya o no anuncio, dudo mucho que sea para preocuparse. Todo lo que han podido hacer en contra de los chacareros ya lo han hecho.

viernes, febrero 07, 2014

Sobre juntas, estatizaciones y el reino de la fantasía. Parte 2

Ya vimos que la creación de una agencia estatal de granos no es un motivo para alarma, no pueden hacer nada más dañino que lo que estan haciendo ahora.
Las cabezas más calientes y los menos pensantes, son más ambiciosos todavía con respecto a la ingerencia del Estado en el comercio de granos. Algunos hablan de la estatización del comercio exterior. En realidad esto esconde una pretensión de castigo, pero además el ánimo de manejar todos los hilos de la producción agropecuaria.
Esto de  sencillo no tiene nada. El estado debería expropiar y pagar todas las instalaciones de silos, elevadores y puertos, varios miles de millones de dólares. Y qué hacemos con las aceiteras? Hoy el 70% de la soja se vende elaborada como aceite y harina vegetal.
Debería mantener una relación razonable con las grandes exportadoras,porque aún en la época del IAPI y las negociaciones de país a país, una parte importante de los granos (no menos del 30%, y a veces hasta el 80%) el organismo estatal se lo vendía a las cerealeras internacionales, y hoy ACA y AFA hacen lo mismo. El organismo estatal sería en este caso un intermediario entre el productor y las cerealeras. Que a pesar de ser los villanos del cuento(el gobierno no blanquearía que este sería un proyecto CONTRA los productores) siguen manejando el negocio porque tienen también todo lo necesario del puerto para afuer, incluyendo los compradores.
Después debería conseguir los recursos humanos expertos para manejar todo eso. La junta nunca movió más de 20 millones de toneladas, y tenía 4000 empleados. Hoy hay 100 millones, aunque sospecho que una medida de estas lo bajaría a 70 u 80 que igual es mucho. Y la papelería es mucho más complicada ahora.
Después debería tomar nota de que, a diferencia de los 80, hoy los productores almacenan la cosecha en sus campos, y no hay más remedio que sea así porque no hay capacidad de recibirlos en instalaciones fijas durante la cosecha, ni remotamente.
Eso significa que los productores tiene que voluntariamente entregarle los granos al Estado. En la época de la JNG o el IAPI eso no existía, y el productor necesitaba deshacerse de la tenencia física de los granos. El precio lo negociarían directamente con el Gobierno, con el precio internacional y el tipo de cambio a la vista. Con el gobierno apretado por las divisas (y las aceiteras paradas), son negociaciones con chance de ser exitosas para el que retenga los granos. Y no olvidemos que la pulseada del 2008 esta presente en la cabeza de todos, y que hoy Moyano no esta con el gobierno. Y que en 2014 o 2105 las exportaciones agropecuarias van a decidir la estabilidad de la economía argentina. No está para tener a los productores en las rutas con paro de comercialización.

Y ni hablar sobre la operatoria comercial externa. Los compradores prefieren operar con compañías globales, que si tienen una dificultad con la soja argentina les entregan soja brasilera o americana. Le van a comprar a Argentina, por supuesto, si les vende MAS BARATO, no al mismo precio.
Como corolario, hoy las exportadoras comercializan productos con precio que sale en los diarios del mundo, y hay empresas testigo como las cooperativas de segundo grado. Es ilusorio e irrealista pensar que tienen márgenes tan gordos que el estado podría aprovechar (menos aún si promete mejorar el ingreso de los productores). La mayor parte de ese margen (que se calcula entre el 3 y el 9%), se puede perder tranquilamente por no optimizar los gastos de logística, la inevitable corrupción menor (los balanceros de la JNG en los 80 hoy son ricos), y la falta de experiencia.

Ah! Me olvidaba. No vaya a ser que si hacemos una barrabasada como esta, antes de arreglar con los hold outs, los buitres nos decomisen un barco . No se puede comerciar si solo les podemos vender a los países donde hace escala la fragata Libertad.
El IAPI, que salió más fácil porque se apoyaba en la Junta previa, fue un rotundo fracaso, del cual me ocupé en otro post hace unos años(en el que también se meneaba el tema).
Pensar que se van a meter en semejante despelote, enfrentando tanta resistencia, y con nulas chances de que funcione en el corto plazo es subestimar demasiado al gobierno.

PD. Hoy 9/2, el propio Verbitsky lo admitió. Por más que saquen del medio a las multis (o se ponga el gobierno de intermediario entre cerealeras y productores), el grano no es de ellas, sino de los chacareros, así que el problema actual no se evitaría)